Nuestros primeros pasos en el mercado

Nuestra historia comienza en 1998, cuando la empresa rusa abrió la primera oficina europea en Moscú, Rusia. El fundador de la compañía, también ruso, fue fundamental para convertir a su empresa en una expansión internacional desde el principio. Le debemos más que nuestro nombre, nuestro logotipo y nuestro primer producto a nuestro fundador. Él encarnó muchas de las actitudes y valores clave que forman parte de nuestra cultura corporativa: pragmatismo, flexibilidad, disposición a aprender, una mente abierta y respeto por otras personas y culturas.